Biografía de César Vallejo

César Vallejo es una de las grandes referencias literarias de Latinoamérica y más aún en relación a su país de nacimiento, Perú. En el seno de una familia pobre vino al mundo en 1892, con 11 hermanos los recuerdos de una vida de privaciones siempre le acompañaron, algo que combinado con todas sus intensas experiencias de vida, lo fue moviendo cada vez más a una simpatía por las causas sociales.

¿Quién fue César Vallejo?

Con apenas 16 años culminaba la secundaria y 8 años después sus estudios superiores de Letras. Conoció la cárcel antes de los 30 años, la experiencia propia y muchas que conoció por otros reclusos, con un alma de poeta, le llevó a un estilo pesado en su obra Trilce, la más clara referencia a su pensamiento en tiempos del encarcelamiento.

Vida de César Vallejo

Tuvo una de las vidas más movidas entre los poetas latinoamericanos, inquieto por apoyar las causas de la izquierda con las que ya estaba identificado, escribió para muchas revistas, periódicos, obras de teatro pero también algunos ensayos con una marcada tendencia política.

En tiempos en que la Unión Soviética se vendía como una amenaza, Vallejo, como muchos otros poetas y escritores, vieron a aquella potencia como un aliado y opción contra corrientes totalitarias que se asomaban en el horizonte, particularmente en España, país al cual le dedicó muchas de sus obras y esfuerzos por lo que consideraba la causa más conveniente y justa para los pueblos.

Obra de César Vallejo

Entre sus obras, César Vallejo tiene la particularidad de que entre sus primeras figura una de las mejores y más reconocidas en toda su vida, se trata de “Los Heraldos Negros”, un poema cargado de dolor, cuyo comienzo “Hay golpes en la vida tan fuertes… ¡Yo no sé! Golpes como del odio de Dios…” refleja un desespero, frustración y amargura, incluso un toque de pesimismo puro ante eso que parece un destino común de los seres humanos ante esos golpes de la vida.

Sin embargo, su obra más completa se encuentra en la antología “Poemas Humanos”, que recoge sus trabajos en Paris, entre los que se encuentra aquel famoso “Me moriré en Paris con agüacero, un día del cual ya tengo el recuerdo…”

Vida familiar de César Vallejo

Sus vínculos familiares lo acompañaron en su escritura, siendo particularmente dolorosa su letra cuando su madre abandonó este mundo, lo que además ocurrió cerca de los años que estuvo en la cárcel.

Con su padre no tuvo una relación particularmente interesante pero el hecho de que su familia hubiese pensado en que estudiara para cura y él renegara de ello, buscando su vida, oficio y camino como poeta, habla de cierta rebeldía contra una condición familiar que jamás aceptó como un destino manifiesto.

Con Vallejo, reconocido como el mejor poeta de Perú, ocurre como con muchos poetas, la mejor manera de entender la relación con las personas que quiso o formaron parte importante de su vida, es leyéndolo.