El domingo 27 de noviembre de 2016, apareció Donald Trump más conspirativo y agresivo que nunca en Twitter. Y es que, según él, es criticable el recuento de votos promovido por el Partido Verde, el cual es apoyado por la demócrata Hillary Clinton. A través de un maratón de mensajes, el republicano dio por hecho que millones de personas votaron ilegalmente en su contra.

Dice que millones de personas votaron ilegalmente, pero no da pruebas de ello

El presidente electo de Estados Unidos dio por hecho que existieron ciertas irregularidades en el proceso electoral presidencial realizado en dicho país el 8 de noviembre de 2016. Y, según mencionó, además de haber ganado el colegio electoral por paliza, también gané el voto popular, tomando en cuenta que hay que restarle la cantidad de personas que votaron ilegalmente en dichas elecciones del 8 de noviembre de 2016. Sin embargo, no ofrece pruebas de ello.

A pesar de que Trump ofreció esta declaración a través de Twitter el 27 de noviembre de 2016, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, prefirió no reflexionar acerca de lo mencionado por el presidente electo ése día. Sin embargo, sí negó posibles irregularidades en el proceso electoral. Según palabras del portavoz, lo que se puede decir es que no hay evidencias que apoyen la afirmación de que millones de personas votaron ilegalmente, dijo en rueda de prensa el lunes 28 de noviembre de 2016.

Los mensajes difundidos por Trump el domingo 27 de noviembre de 2016 supusieron un retorno a los días en que Trump se contaba como un candidato presidencial. Hacia la parte final de su campaña presidencial, iniciada el 16 de junio de 2015, alegó fraude electoral insistiendo en que el sistema estaba buscando perjudicarlo electoralmente. Sin embargo, todo esto es irónico, debido a que en dicha campaña presidencial se comprometió a aceptar el resultado si no ganaba las elecciones.

 

Dejar respuesta